A todas las Madres del Mundo: Felicidades!!!

A todas las MADRES DEL MUNDO:

¡¡¡ GRACIAS POR DAR VIDA A LA VIDA !!!

Celebrando el día de la Madre

   En muchos lugares del mundo el día de las madres es habitual comer toda la familia unidos alrededor de la madre, bien en la casa familiar o fuera en un restaurante: lo importante es estar en familia. Los niños, si los hay, prepararán en secreto, con la complicidad del padre o del colegio, algún regalo para sus mamás hecho de sus propias manos que, aunque muy sencillo y humilde, será el regalo que más profundo llegue al corazón de sus madres. 

  En cambio, cuando como en mi caso, a los niños les crecieron alas, vuelan solos y se disfrazan de adultos responsables, son las flores el regalo más cercano y simbólico para  expresar nuestros sentimientos de gratitud. Seguramente porque, de modo inconsciente, sabemos que la belleza de una flor contiene el útero y matriz primordial de madre naturaleza que se abre al mundo: abierto en la esperanza de hacer renacer la vida en su seno.

   De algún modo, toda mujer lleva en su vientre escondido un esplendoroso ramo de flores que, a lo largo de su vida, se va abriendo cíclicamente a la espera de poder "dar a la Luz" vida nueva. Flores que, en su matriz, esperan generosamente servir de tierra fértil, de esa Tierra Madre sobre la que, proyectando su propio soplo de vida, transformar la materia inerte en materia viva. Así es como nace una madre: una flor primigenia floreciendo que, al bañarse en el rocío femenino de su amor incondicional, termina por regalar generosamente su perfume y sus frutos al mundo.

   Yo nací en un pueblo pequeño. Gracias a los esfuerzos y generosa entrega de mi madre, tuve la oportunidad de cambiar mi aparente destino rural y renacer a una vida completamente nueva: estudié en una de las mejores universidades del país, trabajé en sus mejores empresas, pude recorrer el mundo y visitar todos sus continentes….Como seguro habréis deducido, hace tiempo que ya vuelo solo, hace tiempo que salí de los brazos protectores del hogar familiar.

  Mientras vuelo por entre los vientos del destino sobre las alas de mi libertad, ante mi absoluta impotencia, contemplo cómo la roca madre que me cimentó, la misma que me enseñó a volar, se ha ido volviendo débil y temblorosa: mi madre envejece, e impotente, nada puedo hacer para evitarlo. 

   De pequeño fue la mano de mi madre quien me sostuvo y me enseñó a caminar. Si tropezaba, me enseñó a volverme a levantar fortalecido…Ahora, yo ni siquiera puedo parar para ella la implacable ley del ciclo de la vida, solamente puedo prestarle mi brazo y compañía para que, lentamente, apoye en mí sus últimos y temblorosos pasos sobre la tierra. La misma tierra que un día la vio, años atrás, también aprender a caminar cogida de unas manos igualmente generosas: las manos de mi abuela, su madre.

  Esta Tierra sobre la que todas las madres del mundo, en acto de dolor y poniendo en riesgo sus propias vidas, desgarran una parte de sí mismas, de su propio cuerpo y alma, en cada uno de nosotros, para que la vida que albergan continúe más allá del implacable paso del tiempo.

  Tiempo que irremediablemente lleva a la extinción de toda persona y ser vivo, de todos menos de una célula que ha permanecido inmortal a lo largo de todas las generaciones ancestrales de la Humanidad; sobre la cual han vivido todos nuestros ancestros, vivimos nosotros mismos y vivirá nuestra descendencia. Porque, en realidad, todos nosotros somos las células aún vivientes de todos nuestros antepasados, de todas esas madres tan generosas que a lo largo de toda la historia humana,  se desprendieron de sí mismas, y entregaron con amor incondicional a la existencia para proyectar la vida más allá de su propio espacio y tiempo.

  Desde aquí, reconociendo su entrega incondicional, quiero dar las GRACIAS a mi Madre, y con ella, a todas las Madres del Mundo a lo largo de todas las generaciones:

  ¡Gracias por albergar y alimentar al espíritu de vida de la Humanidad con vuestra sangre, vuestros pechos, vuestros sudores, vuestros sentimientos y pensamientos primordiales que transmiten los valores culturales y el conocimiento esencial del espíritu humano!.

A todas las madres del mundo: ¡¡¡ Gracias por dar vida a la Vida!!!.

Melos CD.


Vídeos para reflexionar: (no dejéis de verlos, merecen la pena)

Artículos relacionados:

  1. Vídeo:”Las 7 leyes espirituales del éxito”
  2. Vídeo:”Las 7 leyes espirituales del éxito”
  3. Vídeo:”Las 7 leyes espirituales del éxito”
  4. Vídeo:”Las 7 leyes espirituales del éxito”
  5. Vídeo:”Las 7 leyes espirituales del éxito”
Esta entrada fue publicada en 03-Reflexiones, 08-Documentales, 09-MUSICA Recomendada. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *